divendres, 24 d’abril de 2009

Article publicat a l'Instituto Cervantes

Rinconete

LITERATURA
Tomás Navarro Tomás. Conmemoraciónde sus 125 años de nacimiento y 30 de traspaso
Por Vicent García Perales
Si el eminente filólogo español Tomás Navarro Tomás viviese, ayer, 12 de abril, Domingo de Resurrección, habría cumplido 125 años. Y es que nació en La Roda (Albacete) ese mismo día de 1884 y murió —con 95 años, exiliado a los Estados Unidos— el 16 de septiembre de 1979 (en Northampton, Massachusetts). Por eso, durante el presente año de 2009 se conmemoran el 125.º aniversario de su nacimiento y los 30 años de su muerte.

Retrato de Tomás Navarro Tomás (detalle)


Navarro Tomás formó a toda una generación de filólogos de la primera mitad del siglo pasado. Era parte viva de la llamada escuela de Filología española —con don Ramón Menéndez Pidal al frente— organizada alrededor del Centro de Estudios Históricos (creado en 1910 al seno de la Junta para Ampliación de Estudios, fundada tres años antes). Mucho se ha escrito sobre su biografía y sobre sus aportaciones a la Fonética. Pero poco se ha sabido de su relación con un monstruo de la Filología hispánica —del cual pronto aportaremos más datos históricos—. Hablamos del Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (ALPI), un proyecto que incluía todas las lenguas románicas de la Península (español, catalán, gallegoportugués) y que pretendía situar a España al mismo nivel de otros países europeos en los estudios de Geolingüística (encabezados por el Atlas Lingüistique de la France, ALF, de Gilliéron). Decimos que se sabe poco de la relación de amor de Navarro Tomás con el ALPI —del cual era director—, pues se trataba de una de las obras en que mayor empeño puso nuestro filólogo y, sin embargo, la que menos satisfacciones le produjo; la historia del ALPI es la historia de un fracaso, de una desdicha, de una desgracia filológica, ya que quedó en el olvido después de la publicación de su único volumen en 1962.
Es precisamente una universidad extranjera la que ha sacado del olvido tal proyecto. El profesor David Heap (University of Western Ontario, Canadá) localizó todas las encuestas manuscritas (realizadas el 90% de ellas antes de la Guerra Civil española) en los años noventa y desde 2000 habilitó la web http://www.alpi.ca/, donde se pueden consultar parte de estos facsímiles.


Tomás Navarro Tomás con el Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (detalle)

El ALPI del siglo xxi contará con dos hechos decisivos para hacer justicia a Tomás Navarro Tomás: por un lado, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha elaborado un proyecto para publicar el atlas aplicando las ventajas que ofrecen las tecnologías de la información, de tal manera que se podrá consultar en forma de mapas lingüísticos personalizados a través de la Red. Por otro lado, pronto se publicará —el que firma este artículo es coautor de la obra— la correspondencia entre Navarro Tomás y el resto de personas que intervinieron en la confección del proyecto (D. Alonso, M. Pidal, R. de Balbín) o realizaron las encuestas de campo (Rodríguez-Castellano, A. M. Espinosa, A. Nobre de Gusmão, A. Otero, F. de B. Moll, Lindley Cintra), entre otros. En estas cartas —una selección de unas 350 de las más de 1.000 localizadas— se dará a conocer la ideología personal de Navarro Tomás, sobre todo a través de su amigo incondicional, el asturiano Lorenzo Rodríguez-Castellano, con quien mantuvo una relación epistolar elevadísima a pesar de que desde 1951 no se volvieron a ver. La edición el Epistolario del ALPI (1910-1976) correrá a cargo del Servei de Publicacions de la Universitat de València, con la colaboración del Instituto Seminario Menéndez Pidal de la Complutense.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada